Salvaje.

agosto 07, 2016

No quiero rimar.
Se me da bien, es cierto.
Pero no quiero.
Me gustan los versos indomables,
la poesía salvaje,
como los besos detrás de los callejones.
Me gusta caminar.
Siempre elijo el camino más empedrado.
No me des asfalto sumiso.
Eso, eso yo no lo quiero.
Yo quiero vivir y perderme.
Perderme por un bosque, quizá.
Para eso nací con árboles en la mirada.
Yo quiero sentir la libertad
besándome la cara con pasión.
Sentirme unida a la belleza de las cosas.
Al resplandor de los astros.
Nadie imagina todos los universos
que hay dentro de los lunares de mi piel.
Galaxias enormes, como la poesía.
Quizá por eso no quiero rimar.
No quiero medir lo que escribo.
Porque interiormente no hay medidas.
En mis pupilas no hay estrofas.
Estos dedos rebosan de caricias.
Y es que mis curvas son de fuego.
Mi cabello es una enredadera
que va desde la espalda hasta los labios.    
Y así podría seguir,
desvelándome entre letras.
Pero si algo en claro tengo
es que soy viajera en mi camino.
Soy el sendero de este viaje.
Soy luz de Luna en medianoche.
¿Acaso se puede rimar algo tan grande?

¡Haz un comentario!♡

0 comentarios

¡No olvides dejar un comentario expresando tu opinión! Tus palabras me hacen mucha ilusión, así que hazme saber qué te ha parecido el poema. No es necesario registrarse, anímate! :) Gracias!♥

Christmas Snowflake